sábado, 1 de diciembre de 2007

En el cielo de la noche
las estrellas lo describen
si fue sudor una lágrima,
un gris o ausente silencio,
quizás su fulgor numérico.
. En el cielo de la noche
el agua dibuja el sueño,
la mentira como un árbol
y la flor como el invierno.
Pero el amor, el amor,
vivencia humana del fuego,
.osrevinu le odot avruc
Si es viento hacia él los deseos,
si aún suspiran los pájaros
alguien descubre el arcano
en su lenguaje olvidado.
Mientras, el hombre primero,
aprendiz de artista eterno,
en el blanco sintetiza
todas las leyes del tiempo:
Saber, poder, atreverse
y, sobre todo, callar.
Saber que el mundo es
un inmenso fractual
eterno de hermanos
separados por el tiempo.
Poder regresar a Dios
antes del séptimo día
y atreverse a coger la granada
con el sudor del alma.
Por último, ¡Silencio¡, callar
que el hombre sigue la obra de Dios
en un minúsculo tiempo.