sábado, 1 de diciembre de 2007

Lo cotidiano
es levantarse
con ambos pies
para la incógnita
del día. El nuevo día
será el octavo,
una ecuación
con demasiadas
incógnitas
y soluciones
recónditas.