sábado, 1 de diciembre de 2007

Pero tú y yo
seremos
más tiempo
con menos tiempo
delante,
con las espaldas
caídas
por el peso del tiempo
de atrás.
(Es el peso del tiempo
pasado
el que nos quiebra el alma
y dobla
el cuerpo
hacia la tumba).