sábado, 1 de diciembre de 2007

Si el alma fuera
la cara oculta
del fuego al vuelo
la tarde el prólogo
visible y táctil
del tiempo.
Pero el tiempo es
ángulo recto
en el que el verbo
es el punto de encuentro
de dos relojes
con arena y vigor
para dos tiempos,
un tiempo
y medio tiempo,
espacio que separa
el agua del fuego,
la muerte de la piedra
y la resurrección
del miedo.
(La historia
no es borrador
del pensamiento
que el hombre
del tiempo
es el badil eterno).