sábado, 1 de diciembre de 2007

En la edad de pïedra, carne
vencida;
al momento del hierro,
el fuego;
y el hombre
un bostezo del tiempo.
Si mi tiempo tuviera
escamas,
acaso en el recodo
incógnito
de un raspador de cuero
habría escrito todas las
palabras sucias
de desconsuelo.
Nuestro silicio
es el mismo guijarro
de ayer
pero más lejos
en el tïempo.
Y la computadora
el mismo hacha (que mata
más muertos).